POEMA

SOÑEMOS

Deshabitar los mercurios,
la sangre negra, esmaltada.
Vamos a soñar que nos queremos,
sin tener en cuenta la estatura.
Desanda la costilla, el divino barro.
Edulcora tus ojos en mi derrota.
Sin conocerte te espero
a través de las arterias.
Es tiempo de desnudar la sombra,
de vestir la palabra impaciente.
Retoñaremos al final de estos días
en el tálamo nupcial de las trincheras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s