PEQUEÑO RELATO

DECISIONES

Le miras detenidamente y te das cuenta del engaño, de la alucinación desértica que sufren tus ojos inyectados en lujuria.

Vas recorriendo cada uno de los cuerpos de la ofrenda solar y te sientes perdida, impotente en tu cuerpo joven, que ahora quisiera haber envejecido de golpe todos los siglos del mundo.

Extiendes una mano y olvidas una caricia muerta en el cuerpo que yace a tu lado, imaginando en ese cuerpo otro distinto y tu caricia recobra vida, te parece nueva, única, de flor recién abierta.

Sufres en tu interior, pero aplastas el sufrimiento contra el pecho para que no brote, porque tu destino lo has elegido tú; no fue fácil.

Podrías dar marcha atrás; pero te acuestas de nuevo a su lado, y cierras tus ojos negros, con brillo de luz antigua, dejando que tu imaginación sueñe con dioses en pedestales, solamente accesibles a tus manos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s